Industria papelera inglesa reportó un difícil 2012 con caída del consumo y espera un 2013 también duro.

15.07.13 En su análisis 2012 de la industria hecho llegar a MUNDOPAPELERO, las máximas autoridades de la Confederación de Industrias del Papel del Reino Unido (CPI ), coincidieron que atraviesan turbulencias y que están expectantes, con una realidad industrial que muestra cifras disímiles.

saicaEn su análisis, su Presidente Ola Schultz-Eklund parte remarcando el incierto clima financiero de la UE en los últimos años, con una caída del PIB que impacta fuertemente a este  país y con expectativas de bajo crecimiento para los próximos años. Para el Reino Unido espera otro año de poca claridad financiera y abriga esperanzas de un pequeño crecimiento.

Entrando a lo que toca directamente a la industria papelera, remarca que hay varias políticas que la están afectando y que nunca habían sido tan intensas, tales como políticas energéticas, iniciativas referentes al cambio climático y la situación del papel recuperado. A ello se suma un desbalance oferta-demanda que están sufriendo muchos negocios europeos. Estos factores, termina, obligan a levantar fuerte la voz para una industria que genera más de 25.000 empleos directos.

Por su parte, David Workman, Director General, sostiene que los mercados del papel están cambiando a paso rápido para satisfacer las necesidades demográficas y tecnológicas. Y que el hecho de que el Reino Unido sea uno de los pocos países de la UE que están registrando crecimiento demográfico permite abrigar expectativas respecto de mejores desempeños de la industria en papeles tissue y papeles para envase y embalaje. Un fuerte giro hacia la venta online también podría reforzar el mercado del packaging.

Y la combinación de un crecimiento en la población y la mayor influencia de los países en desarrollo lleva ahora a enfocarse en el aseguramiento del recurso materia prima. Estando el papel y la madera en el centro de la atención, la organización trabaja con otros grupos para poner presión en la creación de una oficina de manejo de recursos a nivel gubernamental y la prohibición de que todo material reciclable llegue a vertederos o incineración.

Por otra parte, sostiene que las medidas contra el cambio climático introducidas en el país y la UE son preocupantes para la industria papelera. CPI está trabajando con otras organizaciones, afirma, realizando un intenso lobby contra el establecimiento de grandes plantas generadoras de energía exclusivamente de biomasa que resultan ineficientes por un lado y demandan gran cantidad de madera por otro, constituyendo una amenaza para el suministro del recurso pulpable.

Otras amenazas las ve el sector, según Workman, en los límites de reducción de emisiones de CO2 demasiado ambiciosos fijados por el gobierno, en políticas regulatorias del uso del agua en la industria y por último, en las exigencias de partes contaminantes para el papel recuperado impuestas por China, un gran consumidor de la fibra del país. Muchos y excitantes desafíos para afrontar en 2013, termina el directivo.

En 2012 el consumo aparente de papel y cartón cayó un 2,8% y por primera vez se situó bajo las 10 millones de toneladas. Dentro de ello, el sector que más cayo fue nuevamente el gráfico, un 2,6% a 3,56 millones de toneladas, con el newsprint disminuyendo un 7,6%, luego no estucado, un 5,2% y estucados un 4%. El sector gráfico, el más grande de la nación, ha visto caer un millón de toneladas desde el inicio de la recesión hace 5 años. El sector de corrugado se mantuvo prácticamente con 2,1 millones de toneladas y el tissue también se mantuvo. En total el consumo se estima en 9,95 millones de toneladas en 2012.

En cuanto a producción, escasas 74.000 toneladas de nueva producción es todo lo que ha visto de crecimiento la industria papelera local desde finales de 1990, aportadas mayormente por una nueva máquina de papeles para corrugar de SAICA en Manchester. Con ello, la producción total se situó en 4,42 millones de toneladas, un 1,7% sobre 2011.

Prensa

Mundopapelero